lunes, octubre 10, 2011

El Dios que Escucha


Cuando su esposo, Edmund Gravely, murió al volante de su pequeño avión, su esposa Janice mantuvo el avión en el aire por dos horas hasta que se acabó la gasolina. Durante este tiempo cantó himnos y oró a Dios por ayuda. Cuando su avión iba cruzando la frontera entre Carolina del Sur y Carolina del Norte, pidió ayuda en el radio: "¡Socorro, socorro! ¿No me podrían ayudar? Mi piloto está inconsciente. ¿Podría alguien ayudarme?" Las autoridades que escucharon su llamada de emergencia no pudieron hacer contacto con ella por radio durante el vuelo, porque cambiaba de canales todo el tiempo. La Sra. Gravely finalmente hizo un aterrizaje difícil y gateó 45 minutos a una granja para ayuda.

Aplicación – Cuántas veces piden los cristianos ayuda de Dios, pero antes de que su mensaje les llegue, cambian de canales. Van a los recursos humanos para ayuda. Cuando clamas a Dios por su intervención, no le cambies los canales. Escudriña su palabra y deja que te hable.

Pastor Scott P. Brown Elbe – Acapulco, GRO, México

Una vez más hablamos de sintonía, Dios nos promete estar sintonizados en lo que dicimos y aún lo que no decimos. 

Isaías 59:1 “Bien pueden ver que la mano del Señor no está impedida para salvar, ni sus oídos se han agravado para no oír.”

Isaías 65:24 “Antes de que me pidan ayuda, yo les responderé; no habrán terminado de hablar cuando ya los habré escuchado.”

Salmo 34: 15 “El Señor no aparta sus ojos de los justos;
sus oídos están siempre atentos a su clamor.”

Salmo 94:9 “¿Acaso no oirá el que hizo los oídos?
¿Acaso no verá el que hizo los ojos?

Salmo 18:6 “Pero en mi angustia, Señor, a ti clamé; a ti, mi Dios, pedí ayuda, y desde tu templo me escuchaste; ¡mis gemidos llegaron a tus oídos!

2 Samuel 22:7 “Pero en mi angustia, Señor, a ti clamé; a ti, Mi Dios, pedí ayuda, desde tu templo me escuchaste, ¡mis gemidos llegaron a tus oídos!”

Miquéias 7:7 “Yo, por mi parte, pondré la mirada en el Señor, y esperaré en el Dios de mi salvación. ¡Mi Dios habrá de escucharme!”

Estos versos todos están en el Antiguo Testamento, antes de Jesús … Dios se revelaba como el Dios que cuida, que escucha, que está atento …

En el Nuevo Testamento, hay más historias sobre la oración, de esta vez por Jesús:



Mateo 7:7-12

“Pidan, y se les dará, busquen, y encontrarán, llamen, y se les abrirá. 8 Porque todo aquel que pide, recibe, y el que busca, encuentra, y al que llama, se le abre. 9 ¿Quién de ustedes, si su hijo le pide pan, le da una piedra? 10 ¿O si le pide un pescado, le da una serpiente? 11 Pues si ustedes, que son malos, saben dar cosas buenas a sus hijos, ¡cuánto más su Padre que está en los cielos dará buenas cosas a los que le pidan!”


Hechos sobre la oración:

1) 1) Dios nos escucha todo el tiempo

2) 2) El sabe lo que vamos a pedir aun antes que lo hagamos

3) 3) Siempre contesta: si, no o espera

4) 4) Si oramos conforme su voluntad, sabemos que recibiremos

5) Quedemos sintonizados para ver lo que Dios va a hacer

Así que tengamos confianza, pidamos con sabiduría y esperemos la respuesta. Dios es fiel.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...